Desde la oscuridad

Michael Haneke es uno de los cineastas vivos más destacados del mundo y por primera vez en su carrera compite en los premios de la Academia de Hollywood. Ganó la Palma de Oro en Cannes y los premios de Cine Europeo con su última película donde se hunde en las raíces de la generación que abrazó el nazismo, Sigue leyendo

mito-lógica germana

schweinehund

Todos los países tienen sus rarezas culturales. Rarezas, excentricidades y estupideces de todo tipo. En el Chile democrático de hoy, por ejemplo, los locales de votación están separados por sexos; mujeres y hombres votan en lugares físicamente distintos y distantes, custodiados por militares con metralletas. Un amigo catalán anonadado por el cuadro se le ocurrió comentarlo a un grupo de chilenos y una iluminada le contestó que era una medida para que no se pusieran a follar en las urnas. Plop.

La marcianada que a mí  me fascina es el Schweinehund, un ser medio cerdo medio perro que habita en el interior de los seres humanos. Al menos entre los alemanes y austriacos.  El Chanchoperro o cerdoperro o schweinehund está dentro de cada teutón y lo arrastra irremediablemente hacia la vagancia, hacia la falta de voluntad; lo aleja del trabajo, de la productividad, degrada al germano alejándolo de Dios.  El alemán o austriaco debe luchar contra su propio chanchoperro, debe doblegarlo, mantenerlo a raya cada día para poder cumplir con su rol en este mundo que es el de ser eficaz y laborioso. La ecuación sería:

Germano productivo= chanchoperro muerto

El chanchoperro es una manifestación del culto al trabajo y la fobia hacia el ocio de esta cultura que llega a extenderse hasta los niños. Más allá de los zulos austriacos, en la superficie de la nación alpina, existe cierta familia cuyos niños no juegan sino que trabajan. No tienen necesidad alguna, no vaya a creer quien lee que es por explotación infantil. El pequeño de cuatro años y su hermano menor se pasan el día construyendo caminos, cortando la circulación, desviando el tráfico, transportando materiales, levantando puentes y montados arriba del tractor. Cuando le preguntan si quiere salir, el niño de cuatro años contesta: “no, tengo mucho trabajo”. Y la familia, como si nada.

Todo esto me vino a la mente porque recibí una contestación automática de una conocida en Linz  que, además de decirme que estará de regreso en x fecha, me desea “una semana productiva”. En pleno agosto. Plop.

Banda sonora austriaca

Un reduccionismo habitual a la hora de mirar hacia Austria, (después, claro, de pensar que tiene canguros), es que allí la gente vive bailando vals y tarareando conciertos de Mozart y con una excitación sobria y docta cuando se acerca el Festival de Salzburgo.

Por motivos sentimentales llevo 6 años en órbita austriaca lo que me permitió conocer además del Ars Electrónica el festival de arte electrónico más importante del continente ) un reguero de jóvenes que poco y nada se vinculan a la música clásica ni viven de las glorias de aquel imperio donde nunca se ponía el sol.
Además del ultracreativo Andreas Strauss, los delirantes Time’s Up o los poperos encantadores de Shy, recomiendo el video de arriba que es una colaboración de dos excelentes bandas de Linz: los Attwenger y los Texta . Con paneos de toda la fauna de la ciudad regalona de Hitler que van desde Nikita Man hasta el baterista de los Shy.

*si quieres ver el video en mejor calidad , pincha aquí

El artista doméstico

Andreas Strauss es un artista austriaco al que le encanta jugar con la línea entre el diseño, la arquitectura y el arte. Su último proyecto lo hizo pensando en él y la manera de viajar de miles de personas como él (y como yo). Consisten en habitaciones independientes dentro tubos de hormigón que se pueden colocar en cualquier lugar, urbanos y rurales, ya que no usan mucho espacio. Y si no funciona se pueden volver a enterrar y ser usados como cañerías. Se llama DasparkHotel y actualmente está muy cerca de Linz, en Austria.

El proyecto anterior se llamó Soupermobil y consistió en una cocina ambulante realizada dentro de un contenedor de basura. En Austria, está prohibido cocinar en la calle. Strauss hizo la cocina de manera tal que en menos de un minuto se puede convertir en un contenedor cerrado e inofensivo.

Antes de eso realizó dos proyectos más: una mesa muy grande armada como un puzzle con agujeros que contenían platos hondos y distintos ingredientes para hacer un rollito primavera debidamente detallado con instrucciones sobre la mesa.

El otro se llamó Kantinestrauss y consistió en un comedor con bancos y mesas hechas con la madera del suelo del local donde lo montó.

Uno de sus primeros trabajos y sin duda unos de los más hermosos fue la creación de un columpio gigante en un pueblo de los Alpes. Las mujeres mayores del pueblo reconocieron que uno de los recuerdos más bellos y vívidos de su infancia era el de columpiarse. Strauss hizo un columpio de 25 metros de alto pero con una silla muy cercana al suelo. Así la oscilación podía ser muy larga. Lo colocó justo en un punto de una colina donde las mujeres podían ver el pueblo sin ser vistas. Desgraciadamente no dispongo de fotos .

“En la escuela de Bellas Artes tuve un curso de metales que jugaba mucho en este borde entre arte y arquitectura y diseño. Muchos profesores realmente cool estaban haciendo cosas muy interesantes de diseño de escenas como diseño de verdad. Para ser honesto, esa es mi mayor entretención. Por un lado me veo como un artista pero por otro lado no me importa demasiado si es diseño o no. No monto el caballo de ver dónde está el arte aquí dónde no está. Lo interesante es que es una pregunta permanente por lo que muy a menudo no hay respuesta. Me gusta jugar”.