¿QUIERE SER ACTOR PORNO?

Cerca de cuatrocientos mil pesos cuesta tomar el taller que una productora de cine X ofrece por estos días en Madrid. Es la primera escuela de este género de España. La primera del mundo, dicen sus gestores. Y ya colapsaron por la demanda.

Para llegar a la productora X CANAL hay que salir de Madrid en dirección Las Rozas. “Con zeta, mira que Las Rosas es otro lugar”, advierte una voz profunda desde el otro lado de teléfono. Es Antonio Marco, el director de la productora y gestor de la idea del curso. Flamante responsable de éxitos cinematográficos como “Por un Puñado de Polvos” y “Gorex”, la primera película porno gore de España.
El bus llega cerca de la gasolinera donde hay que bajarse. Es un polígono industrial bastante horroroso, sin mayores señales. Con nombre de película apocalíptica: Európolis. Sitios eriasos por aquí, obreros trabajando por allá. Calle X aparece en una indicación. Más por chiste que por certeza sigo esta señal y aparece el número indicado, junto a un cartel muy sobrio que dice “Nuevas Formas de Comunicación S.L.” Es una construcción modular de dos pisos que comparte manzana con galpones y bodegas y camiones que cargan y descargan constantemente.
Se demoran en contestar el timbre. Al otro lado de la puerta se escucha un interminable desbloqueo de pestillos, cerraduras, pasa seguros, vueltas de llave. La oficina del productor porno queda en el segundo piso. Colgados en los muros de la escalera hay gravados eróticos de muy buen gusto. Nada de mujeres rugiendo con pechos de sandía en tangas XS.
Aparece Antonio Marcos y es encantador. Todas las imágenes de guatones libidinosos, onanísticos y lascivos, que minutos antes se cruzaban como relámpagos, se borran de un suácate. Andaluz, moreno, ágil, esbelto, en sus cuarentas y con una calva coqueta que centellea sincrónica a sus ojos negros. Muy atento, explica con toda la tranquilidad del mundo su negocio, con el trato de un caballero hacia una dama, como si la conversación versara de poesía.
“La idea del curso de actores nació de la experiencia. Al realizar las grabaciones los actores fallaban mucho. Principalmente los hombres. En el mundo del porno no se hacen casting porque no sirven de nada. Por mucho que un tío tenga una polla de la hostia no sabemos cómo va a funcionar en cámara, en el minuto mismo. Por un tiempo teníamos actores de reemplazo para cuando fallara un actor, pero tampoco sabíamos cuándo iban a fallar y si el reemplazante tampoco iba a cumplir”.
“Ellos (los actores) se piensan que es una escena sencilla. Y esto es un trabajo y las imágenes tienen que quedar bien por lo que requiere mucha gente y equipos técnicos detrás de las cámaras. Entonces a la gente esto les pone súper nerviosos y fallan. Aquí se paga por horas y no puedes tirarte toda una tarde, pagándole a todo el equipo, para ver si el tío ya está en condiciones”.

¿Por lo menos las escenas de sexo se grabarán de corrido?
“Lo que intentas es cortar lo menos posible una grabación. Lejos del cine convencional en el que puedes grabar cuarenta veces a un actor que dice: “Buenos días señor, qué le diría yo a usted”, tú no le puedes pedir a un actor porno: “Para, descansamos 10 minutos”, y otra vez que se anime. Intentamos que sea lo más dinámico posible. En la post producción es donde le echamos más trabajo.”
¿Cómo qué?
Sobretodo los sonidos
¿Como cuáles?
Por ejemplo, en las escenas de sexo, donde hay sonido de carne sobre carne, el sonido se hace con un golpeo acompasado en el revés del codo.

La productora X Canal lleva ya 13 años de existencia y es una de las tres empresas de éste género en España. La idea del curso apareció en distintos medios de comunicación a fines del año pasado para promocionarse y en esa semana los teléfonos colapsaron de interesados en tomar el curso.

“En un principio íbamos a hacer única y exclusivamente un curso intensivo de una semana y listo. El curso son dos horas diarias de lunes a viernes. En un principio pensábamos que iban a ser dos cursos de una semana: uno por la tarde y otro por la noche. Pero ha habido tal demanda de peticiones que estamos con dos cursos por la mañana y dos por la noche y llevamos cinco semanas. O sea, la gente se ha lanzado. Han venido entre 150 y 160 personas. Válidos-válidos hay unas 15 o 20 personas aproximadamente y ahora, dentro de unos meses, comenzaremos a grabar con ellos. O sea, que van a empezar a trabajar en lo que ellos querían. Estos cursos no lo hacemos por mero hecho de negocio, nosotros tenemos una productora y no vamos a parar la productora para dar los cursos. Tampoco queremos sacar actrices y actores X cuando no encontrarán trabajo. Por eso lo hemos reducido a una semana al mes.”
¿Cómo se promocionaron?
A través de los medios de comunicación que les ha salido tan de ojo este evento, porque lógicamente no se ha hecho en ninguna parte del mundo. Y eso ha hecho que fuese algo inaudito.
¿Cómo lo hicieron para seleccionar a la gente?
Se ha hecho una selección a nivel telefónico, se les pedía que aparte que se enterasen a nivel de internet y que llenasen las hojas con los datos que nos hicieran una llamada. Se trataba de ver que no se nos colasen mirones, gente que sólo quería ver a los demás. Ha habido gente que incluso nos pagaba simple y llanamente para mirar. No tuvimos deserciones una vez que empezaban los cursos. Ha habido gente que venían diariamente 180 kilómetros cada día para venir. También parejas que vienen por morbo, para enriquecer su vida de pareja, que se han confesado ya al final del curso. También nos pidió venir un sexólogo y un sicólogo.
¿Qué gente viene al curso?
Tenemos gente variadísima. Desde 22 años hasta uno que nos vino de 67. ¡Mira qué abanico de edades! Con los niveles culturales pasa igual. Hay universitarios, gente sin formación. ¡Este sector es muy democrático!
¿Hay mucha gente que vino sin que supiera su familia?
Es que aquí (en España) hay mucha ambivalencia con el tema. Se dice “A Dios rogando y con el mazo dando”. Tuvimos problemas al principio con los medios de comunicación. Pensábamos que no habría ningún problema por parte de los alumnos en salir y dar declaraciones, pero lejos de eso no querían salir en los medios de comunicación. Por un lado, porque no saben si van a valer para este negocio y por otro que su gente más cercana no saben que están haciéndolo. También es cierto que es por que no hay una industria para absorber a muchos actores. Quizás los hombres pueden tener menos miedo que las mujeres porque la propia sociedad trata diferentemente al hombre que a la mujer. Cuando empezamos la primera semana, el 24 de noviembre, abajo teníamos cuatro coches con las cámaras de distintos medios esperando que salieran los alumnos. El primer grupo de alumnos no pudo salir. Esperaron cinco horas, cuando marcharon a comer pudieron salir. Acto seguido tuve que coger y llevar otro sitio que no supiera la prensa. ¡Tuve que alquilar un local de un día para otro! Porque en la noche me estaban llamando para decirme que no venía más a clases. Ha sido horroroso, ir yo al banco en Madrid y me llamaban los medios y haciendo entrevistas entre banco y banco. Ha sido la hostia, manía persecutoria total.”
-¿Y de qué va el curso, con asignaturas y eso?
No hay asignaturas hay seguimientos, hábitos, que se habitúen al mundo audiovisual con cámaras, micrófonos, el plató, luces. Viene actores profesionales que les hablan de la realidad de su vida. Que no están follando todo el día ni a todas las horas. Que van a gimnasios, que deben cuidar la alimentación porque no pueden hechar kilos de más. Viene una actriz profesional que les enseña el tema de las posturas para ver cuál quedan mejor. Todo esto, lógicamente desnudos. Se les enseña la alimentación, ya que hay distintos tipos de alimentación que les ayuda.
-¿Para qué? ¿Afrodisíacos?
Eeeeh bueno, hablando en plata, que cuando se corren para que les salga más semen.
-Ah, ¿Y cuál es ese?
Yo no soy ningún especialista pero parece que el tomate.
Ah, de ahí el gazpacho, el pan tomaquet o el salmorejo…

“La idea del curso fue introducirlos en lo que es el medio audiovisual, en que estén acostumbrados a que el micrófono se lo ponen encima. Y después ya un poco el planteamiento de ponerse desnudo delante de las cámaras, ponerse con más gente, que los mismos alumnos hagan observaciones para que el que esté haciendo la escena. Es que en el momento del casting puede ir escuchando rumores y risas. Lo que es ya hacer una escena de sexo habrá persona que le irá más o menos y eso no debe de influir a la hora de ponerse en acción. Porque aquí todo el mundo intenta de copiar de las películas porno, quieren imitar las posturas y de todo y aquí lo que pasa es que nos vamos dando cuenta qué tipo de físico tiene cada no para que hagan filigranas con su cuerpo. Una postura le puede quedar en un cuerpo pero otra no.”
-¡¿Filigranas?!
La mujeres, sobretodo. Las tías son muy entusiastas.

“Se les enseña, a nivel de productores que es lo que esperamos de ellos. Hay un profesor que les enseña a presentarse a un casting. También lo que es el mercado de la pornografía a nivel nacional e internacional. Con nosotros empezaron los más destacado actores pornos como: Nacho Vidal, Toni Rivas, Max Cortés, Nelson Villegas y es lo que les contamos un poco de que no es todo color de rosas como ellos piensan y que se lo están pasando bien todo el día.”
-Hay mucho mito en torno a este oficio…
Uf!, le trabajan mucho a la mitología y creen que hay que meterse algún tipo de drogas, cocaína, hachís, etcétera. Y nosotros les apartamos de toda esa idea porque generalmente suele ir bastante mal. Lo mismo pasa con el viagra, piensan que eso es la panacea, el sumum y bueno pues llegan y se ponen súper nerviosos y que el corazón les está latiendo y dices, “bueno, sácame a este que le da un infarto.
-Es que se mezcla orgullo y fantasía…
Lejos de la mitología de que ser actor o ser actriz, que tienen que estar desmadrado todo el día, es que tienes que estar preparándote físicamente, igualmente la iluminación, la higiene… Los hombres por lo general, no saben ponerse el condón la gran mayoría. Por parte de las actrices, dentro del mundo de la pornografía, existe todo tipo de gente. Nosotros vemos la pornografía como cualquier tipo de producto. Hay otros productores que yo los llamo “productores folladores”, son los que van intentando producir haciendo grabaciones para tirarse a una actriz, así de sencillo. Aquí las chicas vienen al contrario, si es una empresa seria o no. Las mujeres van preocupadas con esos temas ya que a los hombres no les pasa eso.

La productora diferente

¿Es muy rentable el negocio de la pornografía aquí en España?
“La cifras que salen de la facturación de porno anualmente no son concluyentes porque incluyen películas, prostitución y todo el mercado del sexo. El mercado en España es pequeño. La pornografía se mueve mucho, pero las productoras españolas son sólo tres.”
-¿Difícil competir?
“Nos diferenciamos como productora, dentro de lo que es el mundo de la pornografía seguimos unas directrices. Hoy día este mundo está cada vez radicalizándose más, están buscando escenas más grotescas, más duras, la mujer está siendo utilizada cada vez más peyorativamente dentro de este mercado. Entonces, lejos de esta fórmula de hacer pornografía nosotros tratamos de ubicarnos.”
-¿Cómo?
“Yo siempre he dicho que hay dos tipos de público: el público que ve porno de vez en cuando, para pasar el rato, con los amigos, con la pareja y el pornógrafo empedernido y pajillero, el que se la ve y a los cinco minutos ya se ha masturbado. A nosotros nos gusta más pensar que estamos llegando al primer público, películas con sexo incluido y que se divierte. La pornografía que hacemos nosotros no le gusta al empedernido”.
-¿Cómo?
“La mujer en este mercado, tal y como está ahora, tiene una vida corta dentro del cine porno. Puesto lo que antes te decía, que la radicalización de la pornografía hace que a la mujer se le use como un simple objeto y estos pajilleros compulsivos buscan mujeres distintas siempre. Ahora estamos intentando hacer un tipo de cine más elaborado. Hicimos en su día la primera película del oeste, utilizamos los mismos escenarios que Sergio Leone, nos fuimos a Almería al minihollywood”.
En este lugar, en su día se grabó Connan el Bárbaro, Lawrence de Arabia y otros clásicos hasta que a los productores se marcharon a escenarios más baratos. El desierto de Almería quedó abandonado, dejando atrás un período glorioso para los recolectores de olivas que, disfrazados de apaches o sheriffs, saltaban por las ventanas de las cantinas durante el día y en la noche celebraban con Clint Eastwood o Soffía Lauren. La última película de Álex de la Iglesia, 800 Balas, se lleva a cabo aquí.

Marcos continúa orgulloso, “hicimos la primera película gore y porno (Gorex), involucramos a famosos la primera vez aquí en España. Hicimos pelis con le Poli Díaz, que es un boxeador que fue campeón del mundo, que luego actuó con Roccos Sifredi (ícono en este género). Hará hace 4 o 5 años hubo un travesti súper famoso que se llama la Veneno. También hicimos dos pelis con ella. Hicimos la primera peli con un grupo de hard core, Holden, que participaron de la banda sonora de Año Mariano (una película sobre la marihuana). En La Iniciación, les incluimos a ellos en el rodaje y el batería actúa como un actor X y todo. Entonces vamos haciendo cosas distintas.”
Quizás el mayor logro para X Canal ha sido la producción de un grupo de películas gestadas por un grupo de artistas (un pintor, una fotógrafa, un perfomance, un artista plástico) y que fue proyectada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Por primera vez en la historia de esta respetada institución se proyectaban películas porno.

EX ALUMNOS:
El extra porno
Rafael tiene 35 años, es madrileño y masajista. Llegó al curso porque un amigo le comentó de su existencia.
¿Por qué tomaste el curso?
Me gusta el sexo, exhibicionismo delante de cámara. En todo caso el curso era más que nada charlas y hacer desnudos y prácticas de posturas si penetración. Como tomar a una chica en brazos.
¿Aprendiste?
Bueno, lo que es aprender… de cómo va el rollo de la industria porno y eso. Pero lo que hay que saber sobre porno es lo que sabemos todos.
¿Quieres trabajar en esto?
¡Hombre claro! He hecho mis trabajos, sobretodo para películas por internet. Más que nada de extra.
¿Qué hace un extra en un peli porno?
En escenas de tríos o de cuatro.
¿Y cuánto ganas?
Se paga por día y yo he cobrado de 120 a 350 euros (entre 100 y 330 mil pesos). A las mujeres le suelen pagar mejor, en todo caso.
¿Lo saben tus padres?
No, no es voy a contar hasta que pueda ganarme la vida de esto.

El seductor
Pedro es profesor de educación física, tiene 29 años y es de Córdoba.
“Ahora estoy en un torneo de tenis y hay mogollón (mucha) gente y no puedo hablar de esto.”
Al día siguiente.
“Ahora estoy en casa de mis padres y no puedo hablar de esto”
Finalmente habla dos días después. Absolutamente “cachondo” como dicen en España.
“Llegué al curso porque unos amigos de un local de intercambio de parejas en Córdoba me pidieron que llevara una revista Sex Madrid y en el camino la fui ojeando y aparecía el curso. Ví el anuncio y como soy una persona muy promiscua y me gusta mucho el sexo…”
¿Lo hiciste por qué?
“Más por morbo y curiosidad. Pero en todo caso, supe que valía para esto cuando tuve que rodar una escena”.
¿Ya has trabajado en esto?
Mira, ¿cómo era tu nombre?, Ángela, Angelita, je je, ocurre que…
Se escucha una voz de una mujer mayor a lo lejos. La comunicación se corta. Y no vuelve a contestar más.

Be Sociable, Share!

Los comentarios están cerrados.