Perdida: el thriller que asesinó a Grey

*Publicado en diario La Tercera

En términos comerciales, ¿qué puede más que el sexo?. Los tres libros que conforman Las Cincuenta Sombras de Grey han vendido más de treinta millones de ejemplares a nivel mundial y se han mantenido por prácticamente un año en el número uno de las listas de ventas. La pregunta era entonces, ¿quién podrá contra ese bestseller de la literatura erótica?

La respuesta llegó a comienzos de año y acaba de publicarse en España por Mondadori. Se llama Perdida, está escrita por la norteamericana Gillian Flynn y viene amparada por el espaldarazo de la crítica, tres millones de copias vendidas en Estados Unidos y el prodigio de ser el tercer libro electrónico más vendido de la historia, una próxima adaptación cinematográfica producida por Reesse Witherspoon y su reciente nominación al prestigioso Premio Orange (Reino Unido), que distingue anualmente a la mejor escritora de ficción en habla inglesa, donde comparte lista con Zadie Smith y Hillary Mantel.

Perdida engancha, divierte y aturde desde el inicio hasta el final. De entrada se cae en un misterio, en la violenta desaparición de Amy Dune, una hermosa mujer de 38 años el día de su quinto aniversario de bodas. Ella, neoyorkina de burguesa cuna y cepa, ha dejado su ciudad para mudarse a un aburrido suburbio en Missouri, siguiendo los pasos de Nick, su marido, quien monta un bar junto a su hermana para reinventarse profesionalmente y cuidar de sus ancianos padres. Amy y Nick son periodistas y aman escribir, pero la crisis los ha dejado sin trabajo. Ella tiene un fondo fiduciario y el dinero no la apremia. Es precisamente con ese dinero con que Nick ha montado el bar y con el que han comprado una enorme casa en un barrio acomodado a las orillas del Mississippi. También están presentes en la trama los padres de ella, unos psicólogos que han construido su fortuna escribiendo libros infantiles sobre una suerte de espejismo de lo que es o debería ser Amy.

La crisis económica es el telón de fondo. La desaparición de la mujer perturba y anima la deprimida existencia de los habitantes de esta zona del oeste americano que recuerda a ciertos pasajes de Jonathan Franzen. Hay rastros de violencia en la casa el día de su desaparición. También están las pistas del tesoro que Amy dejó a su marido para que encuentre su regalo de aniversario.

La estructura narrativa de Perdida es uno de los grandes logros. Las voces se intercalan por capítulos, habla el marido en tiempo real y luego leemos el diario de Amy que comienza en el día en que se conocieron, siete años atrás, y va avanzando hacia la actualidad. No sospechar de Nick es imposible. El tipo no llora en público y a veces hasta sonríe. Incluso nos dice que le miente a la policía pero no nos dice qué ni por qué. Por otro lado, el diario de Amy describe un amor tan absurdamente ideal que algo huele mal. La policía, los medios de comunicación, internet llenan de ansiedad el escenario.

Perdida es un hilarante thriller psicológico, lleno de intriga, secretos y giros narrativos que enganchan al lector en una trama adictiva. Además, es una historia de amor aterradora que quienes hayan pasado por el matrimonio se sentirán perturbadoramente identificados en más de una ocasión.

La crítica no ha podido ser más elogiosa. El maestro del terror, Stephen King, la describe como “una narradora aguda con talento para lo macabro”. El diario New York Times la comparó con Patricia Highsmith.

Según Rodrigo Fresán (director de la colección Roja y Negra que edita Perdida), el éxito de la novela que desbancó a E.L. James radica en que: “Hay cosas mucho más fuertes y más duras que el sexo dentro de esa extraña entidad compuesta por un hombre y una mujer que dicen estar, sí, perdidos el uno por la otra, la otra por el uno, y que sospechan que encontrar aquello que se ha perdido puede no ser la mejor solución al enigma de sus días y de sus noches”.

Bio de la escritora:

Gillian Flynn (Kansas City, 1971) es “algo así como la hija bastarda de Herry Seinfield y Patricia Highsmith”, según palabras de Fresán. Trabajó como crítica de televisión para Entertainment Weekly por más de diez años hasta que fue arrastrada por la crisis. Se dedicó a escribir. Perdida es se su tercera novela. La dos anteriores, Heridas Abiertas y La llamada del Kill Club también cosecharon halagos de la crítica.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *