EL ULTIMO DELIRIO CALLEJERO

Si partimos de cero están las pinturas rupestres, los jeroglíficos, los frescos, los murales y luego… los tags y el graffiti. Las expresiones en espacios públicos existen donde hay personas y corren paralelas como reflejo de lo que pasa por la calle. Hoy en día el “plantillazo” o stencil está marcando la última tendencia, seduciendo de paso a la moda que sabe que en la calle está la mejor inspiración.

Dr hoffman


Fue Basquiat en los setenta, aquel negro marginal en Estados Unidos, quien logró lo imposible: hacer que el graffiti saltara del muro a la galería. Andy Warhol cae a sus pies y comienza una polémica relación hombre-negro-amparado-por-hombre-blanco que no pasó inadvertida por el mundo marginal de Nueva York. En aquel minuto muchos artistas callejeros como Keith Haring comienzan a hacerse famosos, pero la escena callejera ha permanecido marginal y contracultural, mutando de distintas maneras y reflejando el pulso de los centros urbanos más dinámicos. El principio es el mismo: en la calle el arte es para todos y gratis. Y el muro pasa a ser lienzo, medio de comunicación y simple destino de delirios citadinos. Es la paradoja de lo que es una expresión cultural y a la vez una contracultura.
“¿Ser o no Serdo?”, se pregunta un chancho hace meses en una esquina de la Rambla del Raval, el barrio más multicultural y atractivo de Barcelona. Debe ser uno de los graffitis que más ha durado y quizás se le respete porque figura en el muro que protege la futura construcción de un hotel de cinco estrellas que se erguirá en el que fuera uno de los sitios más marginales de la ciudad Condal, más conocido como el barrio chino. A la par que el Raval se moderniza y se llena de sofisticados lofts, pubs y galerías de arte, la vida de barrio de los primeros habitantes más los inmigrantes árabes y sudamericanos conviven en una suerte de indiferencia mutua. ¿Quién ganará: el clásico barrio barato o el elegante y oneroso? Entonces aparece el chancho con su “¿Ser o no Serdo?”
Todo el muro que bordea lo que será la enorme construcción está lleno de graffitis. Algunos son dibujos trabajados, otros consignas políticas y los tag (ver recuadro), que es una firma en volumen con la que se identifica el movimiento hip hopero y que tiene sus orígenes en los barrios marginales de EE.UU. De esos hay bastantes en Chile y llegaron con un retrazo más o menos considerable (pero pronto se pusieron al día y hoy cubren toda la ciudad). Muchas tiendas de moda skater han aprovechado el estilo callejero para usar tags como tipografía en sus logos. Pero el tag se queda sólo en eso, en una firma.
En grandes muros se despliegan dibujos trabajadísimos, hechos con spray, llenos de mensajes perturbadores y que duran lo que tarde en llegar el próximo. En Barcelona, por ejemplo, todo el muro frente al Centro de Cultura Contemporánea está destinado a graffitis, lo mismo ocurre en muchas plazas del centro. La iniciativa es a veces impulsada por los ayuntamientos y para las fiestas mayores de los barrios se destinan muros para ello. Aunque contradice uno de sus orígenes que es la ilegalidad de la acción. Pero todo está cambiando.
Últimamente, muchos artistas han optado por la calle como medio de expresión y plasman sus obras en las murallas y las promocionan por la web. Es el caso de Miss Van, una artista francesa de 28 años que inunda las calles de Barcelona, París, Londres, Toulouse, Marsella, Rótterdam, Ibiza, entre otras, con voluptuosas y coquetas chicas. En su caso ha corrido mucha suerte porque sus dibujos han sido respetados por otros artistas y graffiteros y se mantienen incólumes.
Ella, como otros, promociona su obra a través de la web (www.missvan.com) donde se pueden comprar lienzos o productos como libretas, postales o camisetas estampadas. Esto último es lo que usa Dr. Hofmann para financiar su proyecto callejero. A través de íconos de la cultura popular como el Taxidriver de Robert De Niro, el cantante de flamento Camarón de la Isla o un Che Guevara mezclado con Kiss ha invadido el paisaje urbano. El más conocido es un negro con un enorme peinado afro. Ha trabajado con lienzos de hasta seis metros, pero últimamente está abocado al stencil o “plantillazo” que afirma es el futuro por su tamaño pequeño. Es una plantilla con el dibujo recortado, que se rocía con el spray por encima dejando el dibujo estampado rápidamente. Se puede llevar hasta en el bolsillo y trabajar con sombras y si se actúa con cuidado pueden hacerse reproducciones casi idénticas. Dr. Hoffman toma su nombre del científico que sintetizó por primera vez el LSD y su móvil es alterar la conciencia y la percepción de la calle, “de abrir puertas y de mostrar a la gente nuevos espacios de comunicación y nuevas fórmulas de expresión diferentes a las establecidas”, según ha declarado. Su proyecto pretende ser global e ir dejando su huella por los distintos países que viaje, por lo que en las urbes hace estos guiños a la cultura pop, en Kenia y Tanzania pintó animales y tribus autóctonas y en Formentera, peces. Para financiarse, vende camisetas, afiches y calcomanías con sus famosas plantillas en www.drhofmann.org.
La comercialización de este estilo se ve, por ejemplo, en que muchas tiendas, entre aburridas de los graffitis que padecían o concientes de lo populares que son, han decido decorar sus cortinas metálicas con ellos. Además, muchas camisetas han optado por el stencil como estampado, emulando los que se ven en la calle.
tele
Existen otros colectivos que se dedican a las acciones callejeras como las Ovejas Negras en Barcelona, el Tono en Madrid, el Niño de las Pinturas en Granada y otras en el Reino Unido como Banski o los De La Calle en Santiago. Algunas pasan por los mensajes derechamente subversivos y antisistema, otras hacen tributos a conceptos que salen de conversaciones cotidianas y también están los que decoran los barrios con líneas abstractas e innovadores como los de El Tono y Nuria. Allí se ubican muchos estudiantes de Bellas Artes, que también utilizan la plantilla asociada más a la técnica del grabado (Oveja Negra y Libres para Siempre). Entonces aparecen en la calle referencias contra la guerra de Irak, que son como para hacer un libro de antología u otras como aquella que declara “Mujeres Con Huevos” aludiendo a una expresión española de tener coraje. También una mujer tirando una piedra con una honda que dice “Tiembla Machista”.
Los plantillazos, que se están viendo en todos lados, están llenos de ironía y crítica bien entendida. Existen los sociales, políticos, los taquilleros y los derechamente delirantes. Ni siquiera los tres mil euros de multa los amilana o el acoso de la policía municipal. Dan una mezcla de alegría y asombro al peatón y no pretenden más que eso, sacarnos del agobio cotidiano.

RECUADRO

LA HISTORIA DE ESTILO

La palabra graffiti viene del italiano y apela a graficar, a hacer líneas, un dibujo. Los que aparecen en los muros de Pompeya se les llama así. El origen moderno tiene dos escuelas más reconocidas que son la europea y la norteamericana. En la primera aparecen como fuerza social en el movimiento universitario parisino de mayo del ´68 con “Seamos Realistas, Pidamos lo imposible”. El graffiti norteamericano comienza también por esa fecha y se encuentra en los barrios bajos de Filadelfia y Nueva York cuando aparecen los primeros tags en el metro. Son firmas que hacen los adolescentes con rotuladores en el metro con su nombre y el número de su dirección. El más famoso el “Taki 183”, porque fue el primero que aparece mencionado en los medios de comunicación. Al poco tiempo mucha gente comienza con estos rayados y no tardan en empezar a hacer dibujos más complejos. Ante las estrictas medidas de control del metro, saltan a la calle y comienzan a aparecer en los muros de la ciudad. Aquí hay más parecido a la tradición mural mexicana. Por los setentas es cuando Basquiat y Haring se convierten en los primeros artistas marginales en ser ambicionados por el mercado del arte. Actualmente, como reacción, en algunos estados de EE.UU está prohibida la venta de sprays de pintura a menores de edad.
En Chile, la mayor expresión nace con el colectivo Ramona Parra que tiene un carácter específicamente de rechazo al sistema y reivindicativo de las minorías indígenas y de la “América morena”. El origen de graffitis y murales chilenos sigue siendo marginal y en las poblaciones se encuentran extensos murales como demarcación de territorio o manifestación creativa. La tradición está marcada por el mensaje político y social. Actualmente está la Brigada Chacón con sus enormes de frases de denuncia, permanecen los coloridos murales de imaginería popular, las consignas deportivas de las barras bravas y el rayado más vulgar como dibujos de genitales. El stencil lo vimos hace unos años con un escorpión que se aparecía por la ciudad. Era la campaña internacional de Nike Fútbol. Actualmente el colectivo De la Calle (www.delacalle.org) muestra graffitis y stencils además de ofrecer un taller de plantillas de poleras, mejores maneras de hacer un stencil, etc.

Links de interés:

www.sohobooks.net/bobnew/home.html
: aquí están los trabajos fotográficos del estadounidense Bob Edelson que ha registrado un enorme número de graffitis. Tiene un e-zine (revista electrónica) llamado Graffiti Observer con la escena del street arte del primer mundo.
www.missvan.com
www.drhoffman.org
www.eltono.com
www.elninodelaspinturas.com
www.bansky.co.uk
www.delacalle.org
www.graffiti.org
www.spitong.com
www.libreparasiempre.com

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “EL ULTIMO DELIRIO CALLEJERO

  1. Good work! me enriquece,
    Aprovechando este espacio, voy a masacrar unas consignas futboleras, que andan por ahi dejando una desolacion absenta de todo gusto, y con la nada de su nada plasman el desgano exajerado en el barrio
    Debo hacerlo . Y las plantillas son la mejor opcion, quedan de lujo es rapido , impecable , barato, es la mejor opcion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *