adivinando el parpadeo de las luces que…

Hace una semana que aterricé en Santiago de Chile y el asombro no me deja ni por un sólo minuto.
La ciudad de 6 millones de habitantes se ha conjurado en una primavera verde furiosa que encandila al tonel de pólenes que flota en el aire y que me entorpece los suspiros.

El parque forestal está precioso y por las tardes las parejas de todas las edades se abrazan, retuercen, manosean, besan y revuelcan como si fuera un flashmob pero no lo es. Es el amor a la chilena, donde la gente se ama con desespero en las plazas, los coches aparcados, los moteles parejeros, facebook y donde sea posible porque el amor les recuerda que la vida es intensa y te arranca del día a día ensordecedor.

Aquí Sudáfrica no es un país africano sino el próximo destino de todas sus ilusiones. A tal nivel que les anima hasta hacer planes de salir de la parrilla de algún jardín y tomarse un avión más allá de la cordillera.

Todo el mundo habla de política. Todos tienen una opinión y están dispuestos a discutir por el candidato que odia, apoyan o ningunean.
Y nadie dice que no, todos sonríen y mienten como condenados. Las falsas promesas como formato estético.
Había olvidado lo densos que somos, lo alegres que somos, lo frágiles que somos.

Y los quiltros…centenares de perros callejeros tomando el sol en las esquinas, inalterables al ir y venir delirante de la ciudad.
Este tercer mundo plus tiene ese qué se shó…

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.